Contáctenos hoy
Innovar, reiterar y actuar AHORA: 2023 debe ser el año del verdadero impacto climático para todos
04 Enero 2023

Innovar, reiterar y actuar AHORA: 2023 debe ser el año del verdadero impacto climático para todos

8 minutos de lectura
Acción climática corporativa Net zero
Renat Heuberger CEO, South Pole

Innovar sin miedo, reiterar con coherencia y actuar ahora. En una frase, esto es lo que me propongo para el nuevo año. 2023 debe ser el año en que nos centremos en el verdadero impacto climático para todos y abordemos de frente la emergencia climática y natural.

Sin condiciones, sin peros, sin quizás.

El 2022 se gana con justa razón el título de ser un año sin precedentes. Pasamos de la pandemia de Covid a conflictos más brutales y sin sentido, a una crisis energética que provocó una premura por el gas, a niveles históricos de inflación y a una oleada tras otra de tragedias humanitarias agravadas por el cambio climático. Entre estos retos históricos asistimos a niveles de polarización preocupantes, y el sector del medio ambiente no es inmune.

Esta es la realidad a la que nos enfrentamos, pero no estoy aquí para detenerme en lo que tenemos entre manos. Dentro de los crecientes niveles de frustración, ira y desesperación, hay esperanza y razones para ser optimistas. Si somos capaces de desarrollar una vacuna en un tiempo récord, de reducir los ordenadores a teléfonos inteligentes, de seguir avanzando en la fusión nuclear, de hacer que la energía eólica y la solar sean más baratas que las alternativas contaminantes (y la lista continúa), no es impensable que podamos liberar rápidamente a nuestras economías y sociedades de los combustibles fósiles y adaptarnos a un clima cambiante a tiempo para evitar una catástrofe.

Unirnos en un punto medio: una tercera opción?

Los ciudadanos comprometidos tienen razón al estar preocupados y enfadados por el ritmo de la acción climática en todo el mundo. Comparto su frustración. Los Gobiernos están retocando los bordes del Acuerdo de París; muy pocas NDCs (Contribuciones determinadas a nivel nacional) han mejorado sustancialmente desde el año pasado

Ágiles en comparación con los gobiernos, las empresas también se están quedando atrás. Alrededor del 2 % de las empresas de todo el mundo están tomando medidas contra el cambio climático y solo el 7 % de las empresas de nuestra encuesta (autodefinidas como líderes en sostenibilidad) han establecido objetivos net zero según el Informe Net Zero 2022 de South Pole. Son aún menos las que toman medidas para limitar el impacto de sus empresas y cadenas de suministro en la naturaleza. De las empresas que se han fijado objetivos net zero, una cuarta parte no tiene previsto hacerlos públicos por miedo a ser acusadas de lavado verde. Lo que esto nos dice es que la profunda preocupación y el enfado se están volviendo hacia dentro, asustando a aquellas empresas y directores generales que están dando sus primeros pasos en un largo y complejo camino climático.

Por otro lado, vemos cómo se critica a las empresas por las medidas climáticas que si adoptan. Los recientes informes sobre las críticas a Blackrock lo resumen bien. Mientras que el estado de Texas ha puesto al gestor de inversiones en una lista negra por boicotear supuestamente a la industria petrolera local, el estado de Nueva York advirtió que podría retirar miles de millones de inversiones en Blackrock porque no estaba haciendo lo suficiente para instar a las empresas a reducir las emisiones.

Está muy claro que el green-hushing o silencio verde que hemos detectado en nuestra encuesta de este año es real y comprensible: las empresas sienten que están condenadas si lo hacen y condenadas si no lo hacen. Lo que me quita el sueño es cuántas de estas empresas levantarán las manos y no harán nada.

Veo críticas similares a diario cuando se trata del Mercado Voluntario de Carbono (MVC), que se ha visto envuelto en el acalorado debate en torno a las compensaciones. Si nos alejamos del debate técnico y de los titulares simplistas, la historia del MVC ofrece algunas ideas valiosas.

Tras el colapso del Protocolo de Kioto, el MVC tuvo un perfil muy bajo y una financiación limitada, dependiendo de unos pocos comprometidos para seguir innovando en este espacio. Hace una década el valor de mercado del MVC rondaba los 387 millones de dólares, una quinta parte del valor de mercado estimado en la actualidad, y los créditos de carbono del MVC se vendían a menos de un dólar por crédito. La escasa demanda limitaba entonces los mercados de carbono: sólo podían desarrollarse los proyectos más baratos y sencillos

A medida que aumenta la comprensión de la amenaza real del cambio climático, también lo hace la demanda de medidas y créditos de carbono, lo que significa que los precios están subiendo. Esto crea de repente las condiciones para que la tecnología avanzada intervenga y ocupe un lugar central y puedan financiarse proyectos más complejos.

En la actualidad, lo que vemos a menudo en los medios de comunicación es una crítica de los antiguos proyectos que en su momento fueron punteros y esenciales para reducir las emisiones. Un ejemplo son las energías renovables. Desarrollar un proyecto eólico o solar en Chile hace una década era muy difícil: no había bancos locales que financiaran el proyecto, por lo que era claramente adicional. Hoy, esos proyectos pueden no ser adicionales porque puede haber financiación, ya que los costes de la tecnología han bajado y la tasa de rentabilidad es más alta, especialmente durante una crisis energética, como hemos visto este año. De repente, las energías renovables son más rentables que el gas natural de Rusia...

El debate actual está aplicando una visión de 2022 a un contexto y un mundo muy diferentes. En pocas palabras, el MVC no es perfecto. Pero es el único sistema viable que tenemos y que resurgió de las cenizas de Kioto. El tiempo se acaba, por lo que mejorarlo a buen ritmo es crucial para garantizar un clima estable.

Viendo cómo se seleccionan proyectos problemáticos y se difunden por los medios de comunicación, está claro que nos queda mucho camino por recorrer para ganar esta discusión. Pero no podemos permitir que lo perfecto se convierta en enemigo de lo bueno. El MVC ofrece beneficios cuantificables, escalables y crecientes. Ahora mismo, el mercado está canalizando importantes financiaciones hacia proyectos que evitan y reducen nuestras emisiones de carbono. Y tiene un enorme potencial para ayudarnos a alcanzar el net zero, siempre y cuando más empresas vayan más allá de la descarbonización (como recomienda la Iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia) y añadan el importante paso de financiar la acción climática como un hito en su camino climático.

Así que mientras los frustrados y enfadados se reúnen en las redes sociales para criticar y criticarse, yo hago un llamado para unirnos en un punto medio en torno a una acción climática audaz, asumiendo riesgos y comprometiéndose con una financiación climática basada en resultados. Aporten sus ideas, soluciones e innovaciones y trabajemos para mejorar el MVC al ritmo de este desafío climático histórico.

Como dice el refrán: "Cuando soplan vientos de cambio, unos construyen muros y otros molinos". Yo sé de qué lado estoy. Así que subamos la apuesta, reiteremos, mejoraremos y proporcionaremos niveles récord de financiación a la emergente economía net zero.

Tiempo de innovar

Es difícil exagerar la magnitud de la oportunidad que representa el MVC. Tomemos las soluciones basadas en la naturaleza como uno de los muchos ejemplos de soluciones climáticas que están a nuestro alcance. El Foro Económico Mundial ha calculado que solo la inversión en la naturaleza podría generar más de 10 billones de dólares al 2030. La MVC ya está canalizando financiación basada en resultados hacia la protección y restauración de zonas naturales preciosas que son importantes sumideros de carbono.

video-preview

Obtén más información sobre los vínculos entre la biodiversidad y los mercados de carbono en esta entrevista con Renat Heuberger.

Y lo que es más emocionante, tiene el potencial de ir más allá, movilizando miles de millones de dólares al año para financiar soluciones basadas en la naturaleza. El floreciente número de nuevos proyectos, como la restauración de manglares, la agricultura climáticamente inteligente, la protección y restauración de bosques, entre otros, en la vanguardia de la acción climática, necesitan desesperadamente financiación a gran escala.

Si nos unimos en torno a estas oportunidades y desarrollamos mecanismos para financiarlas, saldremos ganando por partida triple. Podemos reducir las emisiones de carbono, impulsar la biodiversidad y canalizar el dinero del Norte Global hacia los bosques y ecosistemas del Sur Global, de los que depende toda la vida. Aquí es donde la acción climática se encuentra con el desarrollo: estamos trabajando duro para garantizar que el dinero vaya a las comunidades locales e indígenas que protegen y restauran ecosistemas vitales, de los que todos dependemos.

Y lo que es más importante, el MVC abre el camino a la acción climática regulatoria y de aplicación en toda la economía. Y lo hace de dos maneras. Desde la perspectiva del comprador, la compra de créditos de carbono supone una fijación voluntaria del precio de las emisiones de carbono anticipandose a la fijación regulada del precio del carbono.

Desde la perspectiva de un país anfitrión, los proyectos en el marco del MVC aportan tecnología, conocimientos técnicos y, quizás lo más importante, financiación para alcanzar y aumentar la ambición de su contribución al Acuerdo de París, la denominada NDC. Además, una gran cantidad de metodologías de cálculo, seguimiento y verificación del CO2 que han sido probadas en los mercados voluntarios están siendo adoptadas para su uso en los mercados emergentes de cumplimiento.

¿Es el 2023 el año de soluciones e impacto?

Ahora tenemos un acuerdo único para detener la destrucción de los ecosistemas de la tierra acordado en la COP15 y un nuevo fondo específico para pérdidas y daños acordado en la COP27. Pero la última década nos ha demostrado dolorosamente que los objetivos no conducen a un impacto.

Muchas de las comodidades que hoy damos por sentadas, automoviles, teléfonos inteligentes, sistemas de energía, empezaron siendo poco manejables, poco prácticas e ineficientes. Pero las empresas innovaron y compitieron año tras año para crear los increíbles productos que tenemos hoy. ¿Por qué debería ser diferente el MVC? Es crucial que veamos mejoras coherentes en el MVC que aumenten la claridad de las declaraciones y mejoren la calidad y durabilidad de dichas reducciones. Esto requiere un enfoque coordinado y de colaboración para seguir perfeccionando el mercado, desde las metodologías hasta la actualización de las disposiciones sobre adicionalidad.

Si algo nos ha enseñado 2022 es que no tiene mucho sentido predecir el futuro. A los colegas comprometidos y a mí no nos interesa predecir el futuro, sino darle forma. El 2023 debe ser el año de más soluciones y de un verdadero impacto climático para todos. Es hora de que todos los que estamos en el centro, no en los extremos polarizados, nos unamos y hablemos con franqueza y valentía sobre los retos sin que los medios de comunicación nos acribillen hasta el punto de silenciarnos. Es hora de innovar sin miedo, reiterar con coherencia y tomar acción ahora mismo.

Pongamos manos a la obra.

Conoce más sobre el verdadero impacto climático y cómo puedes iniciar tu camino hacia el liderazgo climático.
Conoce más sobre el verdadero impacto climático y cómo puedes iniciar tu camino hacia el liderazgo climático.
Available Languages